Colombia,tierra de aventuras.

Tomando la ruta norte, desde Bogotá,pasando por Zipaquirá y los municipios de Pacho y Villagómez y llegando a los limites de esta zona de Cundinamarca a 103 km de la capital de Colombia y limite con Boyacá,al noroccidente, esta la  zona conocida como los Muzos con municipios como Quípama y Muzo entre otros. Allí arribamos después de horas de trocha y carreteras ondulantes ,donde el terreno hostil contrasta, con la vegetación rutilante y su verde intenso y multicolor que se funde con los amarillos florales propios de la región,donde se dice explotar la mejor esmeralda que el mundo conoce, “la esmeralda Boyacense de la zona de Muzo”.

Quípama Boyacá, nos recibe con su humedad natural y allí donde las minas abundan ,también están los hombres que las trabajan, los hombres que día a día se internan en la tierra o mas abajo del subsuelo a buscar,la tan preciada piedra verde, esa piedra famosa y mítica, esa roca frágil, por que así lo es, que se vende en el mundo, en cifras millonarias, esa piedra bendita que da de comer y enloquece a los hombres, allí en la tierra, en sus entrañas, los hombres navegan en la salvaje oscuridad que será luz, cuando la piedra salga y se deje ver.

En un campamento cercano, a unos metros de una de las minas ,encontramos a este hombre, a este soldado anónimo de la excavación, que nos dejo ver su realidad y permitir que nuestra cámara se acercara y por unos segundos, por que así fue, retrataramos su hambre y sed, sus sueños y su libertad, este es el rostro de uno de los trabajadores de las minas de esmeraldas de Boyacá,pero puede ser el rostro de todos los trabajadores de la zona, que viven por el sueño verde llamado esmeralda.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *